Carta a mi ex en tiempos de navidad


Todas aquellas noches que pasamos sentados frente al árbol de navidad tomando chocolate caliente, aún en pijama y nuestro amor como chimenea. Solíamos escribir cartas con nuestros más puros deseos y repartirlos por todo el arbolito como un decorado más. Después, cuando pasaba la navidad, nos disponíamos a llevar nuestras cartas al Valle Sagrado para enterrar, como un acto de fé, nuestros sueños junto a el terreno más puro. Para después volver a casa a enrrollarnos entre las cobijas y esperar un día más.

Recuerdo también tus manos untadas de masa, tu boca sonriente entonando carcajadas y tus besos tan dulces llenos de amor. Nunca imaginé un momento sin ti, porque hacías parte de mí; nunca imaginé una navidad sin ti porque sin ti, no era navidad.

Dejaba que, postrado frente al arbolito, el brillo de las luces se reflejara en mis ojos y que el brillo de tus ojos me bañara en luz. compartimos tantos momentos juntos, tantas cenas, tantas copas de vino; compartimos deseos y compartimos noches de navidad juntos. Celebrábamos el año nuevo sentados frente al lago, tomados de la mano y una copa de champagne, viendo los cohetes que anunciaban el comienzo de una historia más junto a ti.
A tu lado nunca llegué a sentir frío, llegaba a pensar que junto a ti, mis sueños eran realidad porque mi realidad eras tú.

Debo admitir que no me arrepiento de nada. No puedo contar los besos que te di, ni los suspiros que te dediqué, ni las largas conversaciones que teníamos, ni los sueños que te entregué. Los momentos en que rompíamos la rutina y regresábamos al punto de partida, esos días que no teníamos prisa en llegar a la meta.

Un día todo cambió.

No comprendo aún por qué pasó si tú nunca llegaste a ser competitiva. No sé por qué un día decidiste no volver a abrir los ojos adelantándote así al punto de llegada. No entiendo qué pasó, no entiendo porque las noches son frías y por qué no recuerdo lo que es la navidad.

Esta noche ha sido particularmente fría. Hoy no hay lago, hoy no hay champagne, hoy nos encontramos tú y yo. ¿Has notado los cohetes tan hermosos que hay hoy en el cielo? Es raro porque hoy no anuncian nada. Hoy no hay historias.

Esta vez no hubo arbolito, sin embargo mi único sueño se encuentran enterrado bajo mis pies. Todo está húmedo, de mi cara caen gotas, mis lágrimas se confunden con el agua de lluvia. Este es mi último deseo, quiero que te lo quedes. Recibe esta carta, no la leas aún. Pero más importante, no dejes que nadie la vea; es un secreto.

Adiós.

Comentarios

Comentarios

Iniciar sesión

Ingresa a nuestra comunidad - hagamos humor juntos!

Don't have an account?
Registrarse

Recuperar contraseña

Clic aquí para recuperar contraseña

Back to
Iniciar sesión

Registrarse

Comunidad Internautista

Back to
Iniciar sesión
Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format