Consiga $100.000 y beba toda la vida

En las circunstancias adecuadas, un billete de $100.000 es un arma con mucho potencial para el ahorrador etílico. No le puedo indicar cómo conseguirlo, yo no he visto el primero, no obstante, sí le puedo decir cómo volverlo infinito en la parranda.


A continuación le adjunto cinco sugerencias útiles para que su billetera salga invicta en todas las juergas que le quedan de aquí hasta la eternidad:

 

1.      Si pretende utilizar el billete de $100.000 como excusa para no pagar las cervezas, tiene que fijarse que el bar cobre ronda por ronda, así puede usted argumentarle a sus compañeros de bebeta “¡Yo pago esta tanda!, ¡ay, juemadre!, pero es que tengo un billete de cien mil y fijo no tienen vueltas”.

 

Al sobrevivir a las primeras cuatro rondas con ese pretexto, ya está del otro lado, terminada la cuarta cerveza todos se pelean por pagar y usted puede pasar de agache. Algo similar sucede si compran una botella de trago barato; luego de tres brindis, si ninguno ha perdido la vista, quedará refundida la noción del gasto y sumercé conservará intacto el papel moneda para la siguiente faena.

 

2.      Es muy importante que el billete no aparezca sino hasta el momento de pagar la cuenta, de lo contrario sus intenciones van a quedar expuestas (esto sucede después de la tercera o cuarta juerga haciendo la jugada). Puede suceder también que al ver el valioso papel, algún compadre traidor intente usurpar su papel, pasando de víctima a victimario.

 

3.      Trate de apurar el consumo ajeno para que el cerebro de sus camaradas se afecte con rapidez e intensidad; recuerde: el peor adversario de la imprudencia monetaria es la sobriedad. No intente, repito, no intente llevar a cabo la táctica descrita con billetes de menor denominación.

Busque establecimientos con políticas similares.

4.      No acepte bajo ninguna condición que se pague toda la cuenta pocholera al concluir o que el costo de la botella exceda las tres quintas partes de su presupuesto. Ahí resultará usted contra la pared cambiaria, la colecta para el pago será modestísima, le darán aquella miseria para que complete el importe y deberá deshacerse del billetico con dolor, quedándose apenas con lo del taxi y con lo de las mentas para el tufo.

 

5.      Si falla el plan y no le queda más remedio, utilice uno de los dos métodos clásicos del goterero profesional, efectivos pero menos elegantes, digamos que al mismo nivel de no entregar el sobre en matrimonios o cumpleaños:

 

A. Calcule el tiempo de la llegada del mesero con la cuenta, retírese al baño diez segundos antes y tárdese al menos diez minutos (la movida 10/10).

 

B. Lleve una tarjeta debito desocupada, si no hay datafono, está hecho, si hay, digite mal la clave y argumente fallo del banco.

 

 

Espere muy pronto más consejos prácticos para el parrandero vaciao’ y el tacaño consumao’. ¡Hasta entonces!

 

 

Box © ®

Es que con esta carestía ya no alcanza ni con sueldo presidencial.

Comentarios

Comentarios

Box

Productor musical casero, aspirante a relator de historias y fundador de A.C.O.S.T.A.D.O. (Asociación Continental de Ociosos Sindicalizados, Trabajadores Abstinentes y Desempleados Orgullosos).

Son siempre bienvenidos sus acertados halagos, cuestionables sugerencias y despreciables críticas. ¡Ahí nos leemos!

Iniciar sesión

Ingresa a nuestra comunidad - hagamos humor juntos!

Don't have an account?
Registrarse

Recuperar contraseña

Clic aquí para recuperar contraseña

Back to
Iniciar sesión

Registrarse

Comunidad Internautista

Back to
Iniciar sesión
Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Open List
Open List
Ranked List
Ranked List