Cuándo me quedé dormido en un concierto de Rock


Me siento en obligación moral de empezar diciendo que me encanta el rock, todos sus géneros. Ir a conciertos es una de las cosas que más me gusta hacer y, no sólo se trata de ir a conciertos de gente famosa o de grupos de los que sea ‘fan’, de hecho creo que podría decir que soy fan de máximo 2 bandas; la verdad el simple hecho de ir a ver 3 manes con guitarra, bajo y batería, aunque no los conozca, no me sepa ni una sola canción e incluso pongan la música 3 veces más alta que la voz, cosa que muchos hacen y no entiendo por qué carajos, me parece una experiencia fascinante.

El concierto en el que me quedé dormido fue hace poco, era en un teatro y a decir verdad, las sillas del lugar estaban bastante cómodas. Durante toda la semana había tenido muchas cosas por hacer, las cuales, como parte de mi rutina desde hace tiempo dejé para última hora; fue una semana sin dormir, de esas en las que uno se da cuenta de que hasta es teso, que sabe hacer muchas cosas y que las hace bien, pero vuelve a dejar todo tirado hasta que de nuevo tiene la fecha límite encima. El viernes cuando llegué a mi casa, a eso de las 8pm, mi hermano me dijo que al otro día iba a trabajar en un concierto -son unos manes tesos, vienen de los Yunaites- me dijo. Me contó también que era entrada libre con boletería y, que la boletería se había acabado a la media hora de que la empezaran a repartir, buscó en YouTube y me puso una canción de la gente para que los escuchara, si me animaba a ir el me podía entrar con la única condición de irme desde temprano con él para que pudiera entrar como parte del staff. La banda era de rock progresivo, de esos que no suenan ni en Radiónica, pero lo que escuché de ellos me pareció muy bacano, por lo que decidí ir con él, además era una buena oportunidad para olvidarme de todo lo pesada que había estado la semana.

Al otro día me quedé haciendo pereza y viendo televisión hasta pasado el medio día. Me bañé, almorzamos y salimos hacia el teatro. Cuando llegamos ya la banda estaba haciendo prueba de sonido. Mi hermano y los otros empezaron a cuadrar las cámaras y a tirar cables, yo les ayudé ahí tirando cables y cinta por todo el teatro mientras ponía atención a lo que la banda hacía; eran viaja guardia, meros cuchos, pero con un sonido y una energía muy tesa excepto el cantante, el tipo era mero cascarrabias. Cuándo terminaron de cuadrar todo nos fuimos a tomar algo por ahí cerca porque todavía faltaba mucho para el concierto, en el momento en el que pasamos por el frente vimos la fila que había para entrar, eso estaba teteado; la gente tenía camisetas, gorras y afiches de la banda, todavía me pregunto dónde consiguen esas cosas, la banda era y es todavía muy X para mí.

Cuando regresamos la gente del teatro nos entregó tapones para los oídos, supongo que por cuestiones de seguridad industrial y esa shit le tiene que entregar a los empleados. Cómo nosotros íbamos era a disfrutar el concierto, los guardamos en el bolso de uno de los manes y entramos. Prendieron las cámaras, probaron por última vez el audio la iluminación y demás cosas que supongo tienen que hacer y que yo no conozco, y salimos por la puerta de atrás, unos a fumar y yo a terminarme la gaseosa que tenía en la mano; el vocal y el batero salieron con nosotros, eso sí, después de preguntarnos si había riesgo de encontrarse a espectadores por ahí y que les dijéramos que no. Esa sensación fue bien extraña, a menos de 100 pasos de nosotros habían casi mil personas con ganas de conocerlos, y nosotros que no sabíamos ni como se llamaban, estábamos ahí con ellos. Entramos, ellos se fueron para el camerino y nosotros cada uno para su puesto. Abrieron las puertas, se llenó en menos de 5 minutos, había mucha gente conocida, tal vez los mas rayados de la UdeA, tenía mucho sentido que estuvieran ahí.

Empezó la música, todo estaba oscuro y siguió así por mucho tiempo. El vocal nada que empezaba, creo que ni estaba en el escenario. Las paredes temblaban, yo estaba contra la pared en el extremo izquierdo y me caía polvo de lo fuerte que sonaban esas cosas. Todo era muy envolvente, parecía un ritual; yo me sentía como Neo en en al fiesta que hicieron en Sion en la segunda entrega de Matrix. Al mucho rato empezó el vocal y encendieron las luces, aunque no mucho, sólo una leve iluminación hacia el público y ,un poco más apagada, sobre los instrumentos. A medida que el concierto avanzó la gente si se paraba a ratos, pero no saltaban ni cantaban, solo estaban ahí mirando fijamente hacia el escenario como si estuvieran en trance. Ese fue precisamente el detonante de mi somnolencia, las canciones duraban como 12 minutos cada una peros solo tenían 3 o 4 minutos de letra, el resto era música, música muy buena, pero el sueño pesaba más. Me quedé dormido como media hora, eso significa que mas o menos me perdí 2 canciones ¡1/4 del concierto!

Cuándo me desperté el vocalista estaba gritando -están haciendo un cover de Mudvayne- pensé. Volteé a mirar para todo lado y la gente estaba atónita, de pie, algunos danzaban pero sin moverse de su puesto, como si hubiera una fuerza que no les permitiera salirse de la baldosa en la que estaban. Mi hermano estaba pendiente de la cámara, por lo que ni se dio cuenta de mi pestañada. Yo tenía tierra de la que caía del muro, en el pelo, en la ropa, ¡Hasta en la boca!. Que pena con la banda, tocaban muy bueno y los escucho muy seguido desde entonces, pero la silla y el cansancio le ganaron a la música. Afortunadamente no me vieron, o eso espero porque la iluminación estaba hacia el público porque ellos querían ver a la gente, eso fue lo que dijeron mientras probaban sonido. En cuanto a la gente, todos estaban en su mundo, fue un trance colectivo que afortunadamente no les permitió verme dormir. Apenas se acabó el concierto les ayudé a desmontar todo rápido, mi hermano y yo cogimos un taxi y llegué a la casa a dormir hasta casi medio día del domingo. Fue un muy buen concierto, la banda tiene una puesta en escena muy interesante y la experiencia grupal pero interiorizada en una especie de autismo colectivo me gustó bastante. Toda una historia para contar me dejó este concierto, con la gente como drogada con la música en un mismo y único vuelo mientras le caen pedazos del teatro encima (era arenita, pero eran pedazos del teatro al fin y al cabo), pero sobre todo lo que nunca podré olvidar será cuando me quedé dormido en medio de un concierto de rock.

Comentarios

Comentarios

Iniciar sesión

Ingresa a nuestra comunidad - hagamos humor juntos!

¿No tienes una cuenta?
Registrarse

Recuperar contraseña

Clic aquí para recuperar contraseña

Back to
Iniciar sesión

Registrarse

Comunidad Internautista

Back to
Iniciar sesión
Escoge un formato
Artículo
Lista
Meme
Video
Audio
Imagen
Free BoomBox WordPress Theme